Head Slideshow

Newest

New Updates
Sidebar
Recent posts from different topics.

La muralla romana de Coria







Reconocemos nuestra debilidad por Coria. Es nuestra ciudad y nos apasiona. Sabemos que tiene  rincones maravillosos, que resultan desconocidos para muchos viajeros en la actualidad y vamos a ir descubriendo poco a poco sus secretos. 

Hasta el año 1791 Coria era un bullicio de peregrinos, que llegaban atraídos por la presencia en la catedral del mantel de la Ultima Cena. A partir de este año el Obispo Álvarez de Castro, dispuso que no se volviera a exhibir la reliquia,  y poco a poco fue cayendo en el olvido.

Desde aquí abrimos ahora una ventana donde mostraros los tesoros de Coria, y de todas las ciudades que se irán uniendo a nuestro proyecto turístico Waysee

La presencia de la muralla romana de Coria, nos avisa de que estamos ante una ciudad con una atractiva historia. Si vamos de paso, y cruzamos la avenida principal, la ciudad antigua queda escondida tras las murallas y nunca conoceremos los tesoros  que guarda.  Por eso, vamos a detenernos, y caminaremos con paso lento mientras observamos la impresionante muralla que permanece en pie después de tantos años.

En los s. III y IV, en la época del Bajo Imperio romano, se construyó la muralla, como símbolo de la importancia que tenía entonces la ciudad, que los romanos llamaron Caurium. En el s. I existiría ya una cerca defensiva que serviría de base para trazar la muralla que se conserva en la actualidad. Esta es la muestra arquitectónica más importante de la presencia romana en la ciudad.

Los magníficos sillares de  granito fueron colocados con la técnica denominada "soga y tizón", A lo largo de la historia la muralla ha sufrido numerosos asedios y ha sido reconstruida. En su lienzo aparecen inscripciones, fustes de columnas, molduras, aras,... utilizados como sillares.

La muralla romana de Coria es un ejemplo bien conservado de la arquitectura militar romana. Su altura oscila entre los 10 y los 14 m. y tiene un espesor medio de casi 4 m.

El acceso a la ciudad amurallada se realiza por cuatro puertas. De origen romano son la puerta de San Pedro y la de la Guía.






En el perímetro de la muralla encontramos a intervalos torres cuadradas que intensifican su aspecto defensivo.

De origen romano  son también las numerosas estelas con inscripciones, aras, monedas, restos de estatuas,  asas de caldero y otros objetos de los que hay algunas muestras en el "Museo de la Cárcel Real"




Animamos a todos los viajeros que disfrutan descubriendo rincones preciosos, que visiten nuestra ciudad de Coria, que rodeen el perímetro de la ciudad antigua, y que aprecien la belleza de nuestra muralla. Ahora con Waysee, la historia puede ser escuchada mientras  caminamos tranquilamente.

Waysee sitúa la muralla en el mapa en la calle Hornos, lugar donde mejor se aprecia su belleza.


Calle Hornos


Estela romana incrustada en la muralla 


                      Palacio de los Duques de Alba, construido sobre la muralla.


Publicado por Unknown

en 3:24

La muralla romana de Coria

Retorno a mi infancia

Tenía muchas ganas de volver a pisar Cilveti, el pueblecito navarro donde mé crié. Así se llamaba cuando yo era pequeña... si lo visitáis hoy, veréis su nombre anunciado como Zilbeti (Valle de Erro). Es un lugar mágico, rodeado de naturaleza y montañas. Tiene un perpétuo color verde que solo se apaga cuando queda cubierto por el blanco de la nieve. Yo recordaba cada detalle de mi infancia, el río, la iglesia, el puente, la estufa de leña, las praderas, las casas... Hace poco decidí una mañana de  sábado, que tenía que llevar  a mi familia a conocer Cilveti.


  ...Y nos fuimos, y recorrimos mi infancia. Caminando muy despacio, pude compartir con mi familia parte de mis recuerdos.
El pueblo sigue igual, como si el tiempo se hubiera detenido. El silencio que lo envuelve es un regalo.
En estas tierras cambiamos por dentro. Comprendemos como era la vida antes, antes de las prisas, antes de internet, antes de  tener de todo menos tiempo.

Cilveti está a 31 km. de Pamplona. Nosotros  nos alojamos en esta ciudad, en el "Hotel La Perla", en la Plaza del Castillo.  Después de visitar Cilveti y  de que yo me encontrara con  esa sensación dulce y amarga que produce la nostalgia, decidimos ir hasta Roncesvalles. En Roncesvalles se respira el pasado. Es un lugar fantástico, muy tranquilo pero con la agitada vida que aporta el trajín de los peregrinos.

En la comida, sentados en una tasca, admirando la  la belleza del paisaje, probamos las maravillosas truchas que se crían en las aguas navarras.


Nosotros nunca hacemos planes de viajar con mucha antelación. De hecho somos bastante temerarios con esto. Tentamos a la suerte y encontramos sitios inesperados, hoteles con mucho encanto y restaurantes de lo más acogedores. Creo que tenemos suerte.
A partir de ahora, cada vez que visitemos un sitio nuevo, disfrutaremos más si está en Waysee... Esperemos que este camaleón curioso y viajero, nos cuente las historias de muchos lugares... quedan muchas sendas por caminar.

Teresa Martín
Iglesia

Praderas

El contraste del blanco de las casas con el verde de la hierba crea un efecto mágico.



Publicado por Unknown

en 4:58

Retorno a mi infancia